viernes, 3 de abril de 2009

TRES: "El profe de la facul va enseñando la pirula"

Qué espectáculo más deprimente comprobar como el profe nos enseña la pirula por el campus. Se lo diríamos al decano pero es que él también la enseña. Debe ser una nueva moda profesoral.
Como castigo se les debería cortar un dedo, ya que amputar el miembro viril sería castigo desproporcionado. Y cuando se reunan varios dedos se pueden vender en el mercado negro para "tentendedos". Además, no es lo mismo comerse un dedo de un licenciado que el de un agricultor. Dónde vas a parar. Ahí no hay callos, y ¡qué finura en las carnes!

1 comentario:

  1. No hombre, no! que los callos envasados se venden muy bien.

    ResponderEliminar