jueves, 21 de mayo de 2009

El cíclope va a merendar a casa de su novia


Este es Teodoro, un cíclope (que no está bizco) que vive enamorado con pasión de su novia Lupita. Ésta le ha invitado hoy a merendar en su casa, pero sin saberlo su padre, don Genaro, que está en contra de la relación. No quiere que entren tipos raros en su casa, y menos que mancillen a su hija.
Doña Flor, que es más comprensiva, no pone demasiados reparos a la "extraña" relación de su hija, porque ella sabe lo que es convivir con un extraño. Hace poco descubrió que su marido tiene prácticas sadomasoquistas con otras mujeres.
También estuvo en la merienda Gustavito, el bebé de la vecina, que a veces pasa a jugar con la pistola de don Genaro. Descargada, claro.
Lupita espera que hoy Teodoro le confiese sus sentimientos. Casualmente se ha hecho daño en un ojo abriendo una botella de vino, por lo que de ese modo cuando hoy se miren "al ojo" seguro que se amarán para siempre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario